viernes, 14 de diciembre de 2012

17. Karlův most (Praga, República Checa)

Desde mediados del siglo XIV el actualmente conocido cómo Puente de Carlos, anteriormente llamado Puente de Piedra, atraviesa ese río Moldava que sirvió de inspiración al compositor Smetana. Nexo de unión entre los distritos Malá Strana y Staré Město de la capital checa, la historia de Praga no puede entenderse sin este puente, que en sus más de 600 metros de longitud ofrece al transeúnte diversas obras de arte e infinidad de leyendas.

2 comentarios:

  1. 600 metros de puente..... ufffff

    ResponderEliminar
  2. Se te hacen cortos, a pesar de la muchedumbre que suele haber por allí. Cuando estuve la primera vez en Praga, hace ahora veinte años era otra cosa, sin duda. De todas formas, si no has ido te la recomiendo, es la ciudad más bonita que nunca vi.

    ResponderEliminar