domingo, 29 de septiembre de 2013

225. Gorée (Dakar, Senegal)

Ubicada a escasamente una milla marina de Dakar, la isla de Gorée es apenas un islote cuya superficie ocupa algo menos de 20 hectáreas. Deshabitada hasta el siglo XV, cuando los portugueses instalaron allí una base para sus expediciones marítimas, habría pasado totalmente desapercibida si no fuera por el triste papel que desempeñó en siglos posteriores, al servir como punto de partida para el transporte de esclavos hacia tierras americanas. A pesar de que su importancia en el tráfico de seres humanos probablemente fue mínima, la isla conserva aún restos de las edificaciones de aquella época, en especial la llamada Casa de los Esclavos, que fue restaurada y hoy funciona como museo en memoria de aquellos que sufrieron tan horribles hechos.

4 comentarios:

  1. Una amiga mia estuvo ahí, qué interesante el destino!
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. Senegal fue mi primera experiencia en África Subsahariana y recuerdo con un cariño especial todo lo relativo a ese maravilloso país.

    Muchas gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  3. La isla de Gorée me pareció un lugar precioso, con sus callejuelas tranquilas y llenas de bouganvilias. De todas formas, la visita a la Casa de los Esclavos nos recuerda que no siempre fue un lugar tan apacible.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En tan pequeño espacio han coexistido lo peor y lo mejor del ser humano. En Gorée se juntaban las lujosas casas de los esclavistas con las barracas donde se hacinaban los esclavos. A pesar de ser un sitio agradable, una difusa sensación de tristeza todavía invade el ambiente allí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar