miércoles, 22 de octubre de 2014

390. Torre de Burana (Chüy, Kirguistán)

Originalmente un minarete construido en el siglo XI, la torre de Burana es el único vestigio que permanece en pie de la ciudad de Balasagun. Fue parcialmente destruida por un terremoto en el siglo XV, quedando su altura de cuarenta y cinco metros reducida a los veinticinco actuales. Junto a ella se encuentra un espacio dedicado a explicar la historia y exponer los restos descubiertos en la mítica villa sogdiana, así como un museo al aire libre donde se muestran diversos petroglifos y una suerte de estelas antropomorfas conocidas en la zona como balbal.

4 comentarios:

  1. Preciosas imágenes de un lugar totalmente desconocido para mí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque los petroglifos y los balbals no sean originarios de este lugar, sino que han sido llevados hasta allí para formar una especie de museo al aire libre, merece la pena llegar hasta allí. La torre debió tener unas dimensiones impresionantes cuando fue construida, lástima que solo haya llegado hasta nosotros algo más de la mitad.

      Kirguistán es un país sorprendente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. bonito pais ; lo conoce mi hijo muy bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso, la naturaleza es maravillosa en Kirguistán.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar