martes, 10 de mayo de 2016

590. Catedral de Santa María del Fiore (Florencia, Italia)

Seguramente una de las obras más innovadoras de la arquitectura religiosa, la catedral de Santa María del Fiore fue construida en el siglo XIII en Florencia como sustitución de una iglesia anterior situada en el mismo lugar. Debe su grandiosidad a la competencia con las ciudades vecinas de Pisa y Siena, que presumían de magníficos templos en aquella época de esplendor en la Toscana, y fue proyectada para ser el mayor santuario de la cristiandad. La edificación resultante tiene capacidad para treinta mil almas y su magnificencia no ha decrecido un ápice, a pesar de ser superada en tamaño por un puñado de iglesias con posterioridad. Destacan la excepcional cúpula obra de Brunelleschi, todo un prodigio para la época en que fue construida y que sirvió de modelo para la basílica vaticana de San Pedro; el campanile, diseñado por Giotto en la primera mitad del siglo XIV y que permanece exento; y el magnífico baptisterio, edificación independiente que incluye las fabulosas Puertas del Paraíso, de Ghiberti. El conjunto formado por iglesia, campanario y baptisterio supone uno de los puntos culminantes del arte a nivel mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario